LEER LIBRO
ÍNDICE
  1. Cómo es el Universo
  2. Cómo son el Samsara y la brujería antigua
  3. Cómo es el Paraíso
  4. Conclusión

CARTA DE DESCONSTITUCIÓN UNIVERSAL DE LOS SERES ATENTOS

—Declaración Universal de Ausencia de Derechos de los Seres Atentos.

—Bases para la Organización de los Seres Atentos.

—Disposiciones acerca de la Transición.

 
INICIO

 

Jesús Estrada
Llegando al Paraíso (resumen).

¿Cuántas veces firmar la paz?,
¿cuánto esfuerzo hay que emplear?
¿Cuántos dioses nos van a salvar?,
¿cuánto tiempo hay que esperar?

El sol sale y lxs ciegxs no lo ven.
El trueno estalla y lxs sordxs no lo oyen.

No es la lucha el camino a la paz,
no hay esfuerzo en la libertad.
No es la lucha el camino a la paz,
no hay esfuerzo en la libertad.

 

Introducción.

En octubre del 2008 terminé de escribir el archivo “Llegandoalparaiso_Jesusestrada_finales2008”, que quedó publicado gratuitamente un mes después en www.llegandoalparaiso.com En este tiempo he tenido ocasión de responder dudas y hacer aclaraciones acerca del libro en cuestión a distintas personas, descubriendo dos cosas:
Primero, que el libro “Llegando al Paraíso” es largo y complicado, por lo que requiere un largo y complicado aprendizaje que pocas personas están dispuestas a emprender.
Segundo, que lo que hay que comprender realmente para que podamos llegar al Paraíso es mucho más sencillo y evidente, y puede resumirse en un texto claro y breve.
En consecuencia, aquí presento tal resumen en cuatro capítulos más la Carta de Desconstitución Universal de los Seres Atentos que, espero, será suficiente para que se produzca su comprensión, divulgación y voto afirmativo por parte de la inmensa mayoría de los seres humanos. En fin, que podamos acceder al Paraíso en vez de avanzar inexorablemente hacia la aniquilación de toda nuestra línea de conciencia en este planeta.
Entonces, el archivo “Llegandoalparaiso_Jesusestrada_finales2008” ha sido el ejercicio que me ha proporcionado la capacidad y el conocimiento necesarios para escribir este resumen, así como la posibilidad de desahogarme de la tiranía sufrida y ejercida durante mi vida. Y queda ahí para quien quiera buscar explicaciones más amplias y detalladas en pro de una mejor comprensión del Universo.

 

Capítulo primero:

Cómo es el Universo.


La Verdad.
El Universo comenzó de la nada y sin razón. Esta posibilidad está ya formulada matemáticamente, el Universo sería una fluctuación cuántica de la nada, una nada que parece que tendría una característica.
Llamo Universo, con mayúscula, al conjunto de todos los universos, con minúscula, como el nuestro, que se están desarrollando a partir del Big-bang.
Tal hipótesis no está demostrada científicamente. Ahora bien, el hecho de que no haya razón para la existencia del Universo es la Verdad, es la Piedra Filosofal, y es la hipótesis primera sobre la que puede edificarse el árbol de la razón, de manera que el Universo es fácil y sencillamente comprensible.

La Ley de Generación de la Conciencia.
El Universo ha evolucionado desde el Big-bang hasta la actualidad, y seguirá evolucionando, de acuerdo con una ley muy sencilla: La Ley de Generación de la Conciencia. Esta ley fundamental está dividida en tres partes: Primera, el Segundo Principio de la Termodinámica; segunda, el intento; tercera, el manejo del intento.
La primera parte, el Segundo Principio de la Termodinámica, en su enunciado más preciso, general, sencillo y comprensible, dice:
En el Universo, tomado en su Totalidad, la entropía o desorden aumenta con el tiempo.
O lo que es lo mismo:
En el Universo, el tiempo transcurre en el sentido en que la entropía o desorden aumenta.
En fin, el Segundo Principio de la Termodinámica dice que el Universo se está desordenando. Obsérvese que la ropa se convierte en trapos, los coches en chatarra, y la casa se llena de polvo. Puede ordenarse una parte de éla, pero desordenando en mayor medida el resto, de manera que en el conjunto disminuye el orden con el tiempo.
La segunda parte de la Ley de Generación de la Conciencia es el intento: Espontáneamente, en la desordenación del Universo, surge organización.
Baste observar a unx fumadorx. El humo se mezcla caóticamente con el aire, desordenándose el conjunto, pero de vez en cuando se forma espontáneamente una circunferencia de humo, casi perfecta, que asciende en el aire hasta que se destruye, se desordena. Esta circunferencia es organización, es un orden especial que tiene significado, aunque sólo sea su belleza, y tiene información. Entonces, el intento es la tendencia del Universo a organizarse.
Y la tercera parte de la Ley de Generación de la Conciencia, el manejo del intento, es el manejo que la organización hace del surgimiento de organización. Así, un chamán, en la selva del Amazonas, conoce el uso específico de multitud de plantas medicinales sin que le haya dado tiempo a averiguarlo por el sistema de ensayo acierto/error. Interrogado el chamán sobre este aspecto de su conocimiento, responde: “Es que la planta me lo dice”.

 

Los puntos críticos en la evolución de nuestro universo.
Nuestro universo, hasta la fecha, ha experimentado tres puntos críticos en su evolución, es decir, tres puntos en los que ha comenzado abruptamente a haber algo que antes no había: El Big-bang, la vida y la razón.
El Big-bang es el origen del espacio y el tiempo, el origen del Universo, y ocurrió hace unos 14.000 millones de años. Es el origen de la organización, y a partir de él ha surgido todo lo que existe.
La vida es el punto en el que la organización se hace acumulativa. En nuestro universo, o en nuestra línea de conciencia, la organización se acumula en la molécula de ADN. Y esto comenzó a ocurrir hace unos 4.500 millones de años.
La molécula de ADN tiende a desordenarse, como todo en el Universo. Lo que le confiere la capacidad de acumular organización es su facultad de hacer dos cosas: Primero, reproducirse. El ADN hace copias de sí mismo en cuanto tiene la oportunidad, en cuanto junta los recursos necesarios. Segundo, se encierra en una membrana o piel, de manera que desafía al Segundo Principio de la Termodinámica. Este desafío consiste en que, con su actividad química e intercambiando energía y materia con el exterior, incrementa o mantiene constante el orden en el interior, es decir, se mantiene vivo a cambio de desordenar en mayor medida el exterior, de manera que en el conjunto disminuye el orden con el tiempo, con lo que el Segundo Principio de la Termodinámica no deja de cumplirse.
Los seres vivos somos desafiantes del Segundo Principio de la Termodinámica. El desafío al Segundo Principio de la Termodinámica es la vida, y consiste en abastecerse del orden necesario para satisfacerlo, es decir, el agua, el alimento, el calor… Pero no puede satisfacerse indefinidamente. La muerte es la desordenación más allá de cierto límite, el límite a partir del cual la organización ya no funciona y no puede mantener el orden dentro de la membrana o piel. Entonces, el ser vivo deja de serlo y se desordena indefinida e irreparablemente.
Todos los seres vivos han muerto o vamos a morir antes o después. Es posible que algunx de nosotrxs mantenga su conciencia por un tiempo tan largo como la duración del sistema solar o del Universo mismx pero, primero, no hay nada en el Universo que pueda garantizarnos que vamos a vivir un minuto más y, segundo, no podremos vivir más allá del punto en que el Universo muera, es decir, se haya desordenado casi completamente, de manera que no quede orden que desordenar para mantener ninguna vida, ninguna organización.
La evolución genética, la evolución del ADN que puso en evidencia Darwin es sólo posible gracias a la muerte, es decir, si hemos llegado al grado de conciencia actual del que disfrutamos usted y yo, ha sido por la continua renovación del ADN que sólo le confiere la muerte, la desordenación. Y consiste en que el individuo que tiene éxito en la satisfacción de su desafío al Segundo Principio de la Termodinámica por el tiempo suficiente para reproducirse, lo hace, transmitiendo su código genético. En la duplicación del código genético ocurren fallos o mutaciones que son seleccionados por el ambiente, de manera que los fallos que suponen una mejora para la satisfacción del desafío al Segundo Principio de la Termodinámica tienen más probabilidades de transmitirse en la reproducción siguiente, acumulándose así la organización.
El tercer punto crítico en la evolución de nuestro universo, el llamado “la razón”, ocurrió hace unos 150.000 años, y el elemento nuevo no es la razón, pues ésta ya existía, sino la dictadura de la razón. En este punto, la razón asume la jefatura del Universo. Pero de esto hablaré en el siguiente capítulo.

La atención.
Hay un cuarto fenómeno que no es un punto crítico porque no se produjo abruptamente, sino a lo largo de algunos millones de años, al menos en nuestro universo. Se trata de la atención.
Los seres vivos prestan atención a su entorno desde hace mucho tiempo, desde sus orígenes, pero a lo que llamo atención aquí es al fenómeno de prestarla a la propia idea del mundo. Entonces, la atención es el fenómeno de elaborar una idea del mundo en la mente y prestar atención a ella, y a los seres que son capaces de ello los llamaremos “seres atentos”.
La facultad de la atención es intrínseca al Universo, y sólo es necesario que la organización alcance un determinado grado de complejidad porque, después de todo, si no hay razón para la existencia del Universo, entonces, ocurren dos cosas: Primero, el Universo es matemáticamente continuo en su Totalidad, es decir, el Universo está compuesto única y exclusivamente por comandos o leyes físicas que pueden expresarse matemáticamente y, segundo, la organización es conciencia, sin ningún elemento intermedio, es decir, no hay ningún elemento externo al Universo, como pudiera ser el amor o la gracia de Dios, que confiera conciencia a la organización, sino que ambos términos son identificables, indiferentes.
Esto significa que el Universo tiende a hacerse consciente de sí mismx. Éste es el intento, el sentido de la existencia del Universo: El incremento de la conciencia. Entonces, todos los elementos del Universo, como son partículas elementales, átomos, estrellas, planetas, seres vivos, seres atentos, las piedras, las mesas, las sillas y su zapatilla, somos el Universo y somos conscientes, porque tenemos organización. Y es por esto que podemos manejar el intento, podemos, por ejemplo, provocar la mutación genética adecuada para una circunstancia, como lo hace la orquídea para conseguir engañar a un insecto determinado: El insecto se lo dice. U otro insecto puede, en una sola generación, producir la proteína que le hace resistente a determinado insecticida. Así, manejando el intento y acumulando la organización producida, el Universo ha generado las maravillas de las que somos testigxs y protagonistas.
Todos los elementos somos el Universo, y los seres humanos somos el Universo y venimos del Big-bang, la vida y la razón.

La realidad.
La Verdad y la Ley de Generación de la Conciencia han sido deducidas principalmente de dos grandes fuentes de conocimiento: La Ciencia y la Brujería.
Se han dicho muchas cosas acerca de la naturaleza del Universo. Entre ellas, que es una ilusión o un sueño. Y, efectivamente, el Universo quizá no es tan real como nos parece. Ahora bien, el conocimiento científico del que disponemos en la actualidad, con dos grandes teorías, la Teoría de la Relatividad de Einstein y la Mecánica Cuántica, nos está proporcionando grandes éxitos como ir a la luna y enviar sondas a otros planetas, hablar por teléfono en la calle sin hilos, viajar más rápido que el sonido, incrementar nuestra esperanza de vida, disponer de maravillosos ordenadores, etc., etc.
Podemos establecer como distintivos de la realidad tres prestaciones:
1—Explicación de los fenómenos observados.
2—Predicción de sucesos futuros.
3—Posibilidad de acumular poder, es decir, de adquirir conocimiento y habilidad para sentirse bien, y cada vez mejor, en fin, manejar el intento.
Fíjese en que la Ciencia presenta estos tres distintivos, mientras que la idea de Dios no explica nada, no sirve para hacer predicciones, y nos hace tremendamente infelices a todxs.
Lxs científicxs están buscando, y parece que están a punto de encontrar, una Teoría General del Universo que unifique las dos existentes, y que explique de manera sencilla todos los fenómenos observados en el Universo. Desde luego, el centro, la base de esta Teoría General es la Verdad.
La Brujería, por su parte, también tiene una larga tradición de éxito, esta vez en el manejo del intento, sin comprender muy bien lo que estaban haciendo. Estos valerosos seres humanos nos han dejado un conocimiento del mundo que está de acuerdo con lo que lxs científicxs están descubriendo recientemente. Y lo han alcanzado, principalmente, por su capacidad aprendida o recordada de percibir energía directamente. Así, han podido ver cómo es el Universo.
 Lo más destacado que nos ha dejado la brujería antigua, es decir, la que se ha desarrollado hasta ahora, es lo que ellxs llaman la maestría del estar consciente de ser, que es toda una teoría del Universo, es la Teoría General que busca ela científicx puesta en palabras, y es la teoría de la relatividad de la percepción: La percepción es relativa a la posición que ocupa el punto de encaje dela observadorx. Esta magnífica teoría ha sido corregida por el conocimiento científico reciente, de manera que podría quedar como sigue:

Teoría del Punto de Encaje Corregida.

1-El Universo está constituido en su Totalidad y únicamente por emanaciones, comandos o cuerdas semejantes a filamentos de luz, que se extienden a todo el espacio y el tiempo.

2- Estas emanaciones, comandos o cuerdas emanan de la Teoría General, la cual existe por, se desarrolla en, o alimenta de la organización o conciencia de estas emanaciones, comandos o cuerdas.
3- Lo que interpretamos como partículas materiales son vibraciones que se transmiten a lo largo de estas emanaciones, comandos o cuerdas; y lo que interpretamos como materia es una forma de organización o conciencia de estas partículas materiales o vibraciones.
4- Los seres conscientes estamos constituidos por estas emanaciones, comandos o cuerdas más o menos organizadas o conscientes, y encerradas en un receptáculo. En particular, en los seres humanos este receptáculo es una bola luminosa del tamaño de una persona con los brazos extendidos hacia arriba y hacia los lados.
5- De la infinidad de emanaciones, comandos o cuerdas que atraviesan el receptáculo en los seres con cierto grado de organización o conciencia, sólo un pequeño número de ellas están encendidas por un punto de brillantez. Cuando las emanaciones, comandos o cuerdas están encendidas, son percibidas por el ser consciente; cuando las emanaciones, comandos o cuerdas no están encendidas, no son percibidas por el ser consciente. Así, este punto de brillantez recibe el nombre de punto donde encaja la percepción o, simplemente, punto de encaje.
6- La percepción o encendido de las emanaciones, comandos o cuerdas se produce por la presión o intromisión del intento, es decir, es el intento lo que hace posible la percepción.
7- El punto de encaje puede desplazarse de un lugar a otro dentro e incluso fuera del receptáculo. El ser consciente percibe un mundo que se presenta completo con las emanaciones, comandos o cuerdas encendidas por el punto de encaje. Cuando el punto de encaje enciende, por su desplazamiento, emanaciones, comandos o cuerdas distintas, el ser consciente percibe un mundo distinto, que también se presenta como completo, incluso un universo distinto.
8- Es posible, para los seres humanos, llegado cierto nivel de destreza en el desplazamiento del punto de encaje, extender éste a todas las emanaciones, comandos o cuerdas dentro de la bola luminosa, de manera que todas ellas quedan encendidas. Esta maniobra produce un cambio en la naturaleza del ser humano que la realiza, y constituye un modo de aplazar la muerte por algún tiempo. El nuevo estado alcanzado de este modo se llama Conciencia Total.

El pensamiento mueve el punto de encaje.
La atención es el fenómeno por el cual el Universo se hace una idea de sí mismx, los seres atentos somos el modo en que esto está ocurriendo, y el mecanismo es la razón. La razón sigue la continuidad matemática del Universo, de manera que puede darse cuenta de cómo es el Universo.
Básicamente todos los seres vivos mantienen fijo su punto de encaje. El pensamiento es el ejercicio de la razón, es seguir la continuidad matemática del Universo, y es el modo de encender nuevos comandos de la Teoría General, hacerlos conscientes. En fin, el pensamiento mueve el punto de encaje suave y progresivamente. Y en esto consiste la atención, en hacerse consciente de los comandos de la Teoría General moviendo el punto de encaje y realizar una idea del mundo con estos datos. Y así ha sido por 4 ó 5 millones de años en nuestro universo, desde que un mono se puso de pie, hasta el punto crítico llamado la razón.

Conclusiones.
De este conocimiento sencillo acerca del Universo, acerca de nosotrxs mismxs, podemos extraer las siguientes cinco conclusiones fundamentales:
1—No hay razón para nuestra existencia. Estas seis palabras son la Verdad, el significado de la muerte. La muerte es tan sencilla y evidente que para atravesarla basta con desmayarse. El Universo comenzó de la nada y volverá a la nada, en fin, el Universo no tiene propósito, no hay consecuencia final de su existencia, y lo único que nos queda por hacer es sentirnos bien mientras vivamos.
2—La organización es la conciencia, y surge gratuitamente, y de ningún otro modo, en la desordenación caótica del Universo. Así, ocurren dos cosas: Primero, el esfuerzo, no sólo no tiene sentido por no haber propósito al que destinarlo, sino que además es contraproducente al distorsionar el Universo e interferir en el surgimiento de organización, arruinando el resultado. Segundo, no es posible hacer justicia en el Universo. No es posible volver atrás en la desordenación y reparar el pasado.
3—Ningún suceso ni ningún elemento del Universo es importante, y no tenemos responsabilidad sobre nuestros actos. Así lleguemos al Paraíso y el Universo evolucione hasta hacerse extraordinariamente consciente de sí mismx, así hagamos una guerra nuclear, o colapse la Tierra a causa de la contaminación y aniquilemos toda la vida en el planeta, el resultado final es el mismo: La nada.
4—La voluntad es la respuesta de los seres conscientes a la presión del intento. Es la voluntad la que toma las decisiones porque lo que cuenta es el sentir, y es la voluntad la que maneja el intento. La razón es una herramienta de la voluntad, una magnífica herramienta que da la posibilidad de seguir la continuidad matemática del Universo y hacerse una idea de él. Es evidente que cuanto más acertada sea la idea del mundo, mayores probabilidades tendremos de acumular poder. El poder es la capacidad de manejar con éxito el intento y sentirnos mejor.

5—No hay compasión en el Universo. Por más que deseemos permanecer conscientes eternamente, y por más esfuerzos que hagamos por creerlo, la desordenación del Universo continúa inexorable, y todxs moriremos antes o después. No comprender esta sencilla verdad conduce al sufrimiento.

 

Capítulo siguiente
Llegando al Paraíso
Resumen